Un jardín de flores rosas

Parezco Matusalén redactando posteos, pero lo cierto es que pasaron muchos años.

A algunas publicaciones les faltaría el: en una tierra muy, muy lejana! 🙈😂

Esta lámpara no es un diseño propio, pero siempre es propia la impronta que uno pueda darle escogiendo las bases y los colores

La realicé para regalar y también fue realizada con vidrio tramado y rosa, iridiscentes ambos . (Otros tiempos…)

Los vidrios iridiscentes tienen el encanto de permitir que la lámpara luzca apagada también.

Es bien sabido que la magia de las lámparas de vitraux inicia cuando la luz desaparece y entonces las encendemos y la magistralidad de sus colores se inicia, pero con los cristales iridiscentes de día y según incida la luz sobre ellas serán mágicas las 24 horas.

Lamentablemente es el único testimonio que de ella guardo por eso mi consejo de siempre fotografiar lo que hacés y guardarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *