Un arbolito coqueto.

Pocos testimonios he sabido guardar de mis trabajos previos, algo de lo que tanto me arrepiento.

Recuerdo cuando ideé esa pantalla, lo que jamás hubiera imaginado era hallar un pie de base tan bello y perfecto para complementar esta lámpara.

¿Queda feo que diga que me gusta?, bueno no importa.  Amé esta lámpara confeccionada en vidrios importados, siendo tan simple en su diseño ya que cada cara es una única pieza de vidrio iridiscente (Iridiscente es un vidrio que posee un tornasolado multicolor según se lo mire)  y flores incompletas de tan sólo tres pétalos cada una (en vidrios rosa iridiscentes también), para complementar y equilibrar el recorte de la cara principal.

En un momento de inconciencia, posiblemente, la coloqué a la venta en un local muy bello de arte que había hace algunos años en el barrio de Nuñez y de inmediato se vendió.

Supe luego que la adquirió la hija de un muy reconocido pintor argentino y el único testimonio que guardo de ella es esta foto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *