El que mucho abarca poco aprieta?

Es como la pregunta del millón pero yo te voy a contar mi caso.

Hay etapas en las que nos cuestionamos muchas cosas, y en ocasiones no damos el paso siguiente por temor. En mi caso es muy poco lo que suelo mostrar de mí o de cuánto he realizado, sin embargo tenía la convicción que era necesario sacar a la luz lo aprendido.

El inicio fue incierto, si bien apunté en primer instancia al vitraux era una idea que no terminaba de convencerme enfocado hacia un artículo para contener algo muy visto, y como suelo intentar buscar algo diferente comencé a reelaborar.

Fue entonces que de lleno me sumergí en la temática miniaturas, imposible describir lo lindo que era! Construcciones a escala, donde todo pero todo lo construía yo.

Y qué falló? No falló nada, tengo esos trabajos que algún día mostraré, pero sabía que era imposible imaginar que alguien pudiera pagar un trabajo de esas características con más de un mes de trabajo en cada uno. Y cuando digo un mes, no me refiero a jornadas laborales de oficina; puedo ser la más déspota conmigo y si el entusiasmo me lleva, era de lunes a lunes sin descansos, fines de semanas y/o feriados.

Sabía que debía  jerarquizar a la idea.

Y vuelve a regresar el vidrio. Ahí comenzó una nueva serie, pero a veces el país no ayuda!

…Y yo tengo un sentido de la oportunidad tan descompasado que es de no creer!

Habría que aclarar algo que me identifica y  es que nunca dejo algo sin concluir, no importa cuánto tiempo: “si Pao lo empieza, Pao lo termina”

Acá ya no se trataba de una miniatura, era el rumbo de las cosas el que yo decidí cambiar y muchísimo tiempo, esfuerzo y hasta mi última moneda invertida allí, por tanto si comenzaste, ahora toca terminarlo. En cuestión de tu lectura habrá sido 1 minuto, en cuestión de mi tiempo era más de medio año.

Y te dije sentido de la oportunidad porque bastó virar el rumbo para que el dólar se dispare y un hielo recorrió mi espalda. Para mí desgracia me embarqué en algo donde dependía absolutamente de su valor ya que en un gran porcentaje casi todos los insumos son de afuera.

Comencé un híbrido, eran miniaturas pero amobladas y ahí nuevamente de lleno.   Podés ver esa locura en el apartado Barrio Vitraux

Los artículos de Barrio Vitraux, fueron  pensados como objetos de arte y tras ello comencé a moverme, pero uno propone y hay que ajustarse a lo que del otro lado se dispone.

No hallé puertas cerradas, pero sí tiempos que no calzaban con mi realidad.

Cuando algo es un hobby uno tiene todo el tiempo del mundo, cuando lo que se pretende es convertirlo en la forma de ganarse la vida, difiere.

Nuevamente patas para arriba y a pensar. Generar artículos bellos y accesibles y estudiar el mercado.

No es soberbia, pero no voy a negar que me generó decepción en ferias ver lo que se ofrecía. Porque uno entiende las situaciones, pero un trabajo mal terminado, con piezas que no encajan, soldado groseramente y con la unión de dos piezas de vidrio float transparente con un cascabel no debería entrar en la categoría vitraux.

Eso me hacía tanto ruido como el hecho de pensar en un MDF calado a máquina y clasificarlo como ebanistería.

Fue entonces que comencé esta línea de casitas chuecas, suncatchers, lámparas y todos los objetos que podés apreciar en el apartado “Artículos en venta”.

Regresando al principio hablaba del que mucho abarca y dejame decirte que a veces somos obligados a abarcar más de lo que queremos.

Y es que buscás un carpintero, un marmolero para diferentes piezas y no se si es la “no voluntad por trabajar”, pero si en el mero hecho de un presupuesto muestran esa aptitud, es la clara respuesta que estoy precisando para no embarcarme con alguien de quien dependa parte de mi labor.

Al igual que la locura de buscar una pieza  llamada araña, alrededor de la cual habría de construir las lámparas y ves que es imposible, bien sea por falta de stock o por pasarse de listos.

Hubo que apañarse entonces para no depender en la medida de lo posible de nadie y creo que lo logré!

 

Construí la web y fue un desafío, hace muchos años dejé de incursionar en el rubro, pero afortunadamente lo aprendido sirvió para confeccionar algo “medianamente decentito”.

Hubo que fotografiar lo realizado y la poca experiencia instagramera, algunas herramientas me dio para poder mostrarlos al estilo Pao también.

El que mucho abarca poco aprieta? Déjame decirte que tengo  las contracturas más ajustaditas y retorcidas, ó sea que aprietan mucho!!!!

Puse todo de mí en esto. Para mi sorpresa hasta yo caí en la cuenta de cuánto había realizado en este camino y me sorprendí muchísimo.

Esa es la historia en la que puse el corazón y el alma misma y espero que sea de agrado y resulte!

Todo lo que podía fallar, falló, aunque no me haya adentrado en las desquiciadas anécdotas que tenga de todo este trayecto, quizá en esta ocasión la excepción a la regla exista y demuestre que si sos capaz de sobreponerte funciona!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *