Calidez a la par

Amo la simetría, en líneas generales la busco.

Y este pequeño comedor en su nueva distribución cambió la reglas del juego ya que fui adaptando todo en pos del rinconero que busqué en reemplazo a la enorme mesa de comedor que abarcaba casi todo el lugar.

Un rinconero es lo más lejano a pensar en simetría, sin embargo jugué con esa idea en altura construyendo dos lámparas iguales colgadas a la par.

Las confeccioné con vidrios importados marrones y crema veteados, complementan muy bien con el techo y los muebles de algarrobo.

Penden de cadenas de bronce que bajan de unas ménsulas artísticas colocadas en los tirantes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *